Habitat International Coalition
Red global por los derechos al hábitat y a la justicia social
 

Evaluación de la Coalición Internacional para el Hábitat

Evaluación financiada por Misereor
De septiembre 2006 a marzo 2007
Evaluadores: Frank Samol, Lake Sagaris y Wakio Seaforth

 

 

La evaluación de HIC mirada por el Secretariado General (HIC-GS)
Comentando los resultados de la evaluación de HIC 2006-2007
Click aquí para leer el artículo

 

Resumen Ejecutivo

1. Introducción

Antecedentes y Contexto: La Coalición Internacional para el Hábitat (HIC) es una asociación internacional, independiente, sin fines de lucro agrupando un amplio rango de organizaciones de la sociedad civil en casi todas las regiones del mundo. Ha estado trabajando en el área de la vivienda y de los asentamientos humanos a escala internacional por más de 30 años. Los objetivos de la Coalición son de garantizar la vivienda segura y un planeta habitable para todos. Sus esfuerzos se basan en la defensa de las comunidades pobres en cuanto al respecto, garantía y cumplimiento de los derechos a la vivienda, así como la solidaridad, el trabajo en redes y la movilización popular.

La Coalición tiene un Secretariado General en Santiago (Chile), y siete Puntos Focales regionales (cinco en el Sur, es decir en Asia, América latina y 3 África; y dos en el norte, en Europa y Norteamérica), que coordinan los proyectos, las comunicaciones, los intercambios, las campañas y la membresía.

Las actividades internacionales, regionales y temáticas de HIC han sido apoyadas por diferentes agencias internacionales de financiamiento; en la actualidad siendo MISEREOR, InWent, la Fundación Ford e ICCO las más importantes.

Objetivos y enfoque de la evaluación: Para mejorar las respuestas frente a los desafíos de un ambiente en proceso de cambios rápidos en la época de la globalización, HIC propuso una evaluación de sus enfoques de trabajo, de su experiencia global y de su funcionamiento general a MISEREOR, uno de sus fuentes de financiamiento principal y patrocinador único del Secretariado General internacional.

Tres consultores externos, seleccionados conjuntamente por HIC y Misereor, han evaluado HIC entre julio 2006 y marzo 2007. El equipo era compuesto por Frank Samol, coordinador, Lake Sagaris, co-evaluadora para las estructuras de HIC en América latina, y Wakio Seaforth, co-evaluadora para las estructuras de HIC en África Subsahariana.

El propósito de la evaluación era facilitar un proceso participativo de reflexión sobre la misión, los objetivos, las estrategias, los impactos y la relevancia de HIC como coalición global de organizaciones de la sociedad civil, centrándose en los cuerpos orgánicos internacionales de HIC, específicamente el Secretariado General, los Puntos Focales Regionales y las Redes Temáticas. Para este fin, se tuvo que evaluar la organización interna y el desempeño de HIC, sus impactos en su ambiente externo, con la perspectiva específica de las mejoras de las condiciones de vida y de vivienda de los pobres. De acuerdo con la experiencia previa y las lecciones aprendidas, era necesario desarrollar recomendaciones para el enfoque estratégico futuro de HIC y para las mejoras de su estructura organizacional y procedimientos de funcionamiento internos.

La evaluación centrada en un proceso se desarrolló en tres fases principales: la primera consistió en el diseño del enfoque de la evaluación y el desarrollo de las herramientas apropiadas (para la encuesta de los miembros, las entrevistas externas e internas, la investigación en terreno, etc.). La segunda fase, una evaluación global de todos los cuerpos internacionales de HIC y visitas de terreno a los centros regionales y a redes temáticas seleccionados (en América Latina, África Francófona y Medio Oriente / África del Norte). En la tercera fase de conclusión, los evaluadores entregaron sus resultados y realizaron un taller con un grupo más importante de miembros de HIC durante el Foro Social Mundial 2007 en Nairobi, y posteriormente con los representantes de HIC designados por el Consejo para participar en la evaluación1.

2. Evaluación Global de HIC

Membresía: En el transcurso de su larga historia, desde su creación hace 30 años, la membresía de HIC ha experimentado muchos cambios y avances. Inicialmente fundado por unos pocos miembros, principalmente ONG y profesionales europeos, había crecido en 1998 para alcanzar una cifra total estimada a casi 900 miembros, la mayoría proveniente del sur del mundo.

Durante los años 90, muchas nuevas redes globales de ONG y de organizaciones surgieron, captando una mayor atención a escala internacional. Al mismo tiempo, algunos conflictos internos se fueron profundizando durante el cambio de Presidente y el traslado del Secretariado General de México a Ciudad del Cabo, produciéndose una seria crisis entre 1999 y 2003. Desde entonces, para poder recuperarse de un derrumbamiento casi completo y de la pérdida de muchos miembros, HIC se ha centrado en la consolidación interna y la reconstrucción de su base de datos de membresía.

Aunque la membresía actual de HIC muestra oficialmente 360 miembros, los resultados de la evaluación señalan un núcleo activo de entre 60 y 110 miembros, quienes realmente demuestran un interés en HIC y participan activamente en la coalición, es decir, asisten regularmente a las Asambleas Generales, hacen uso de sus derechos a voto y pagan sus cuotas de membresía.

Estructura Organizacional Global: Sobre los años, la estructura organizacional de HIC se ha transformado en una estructura bastante compleja, compuesta de cuerpos regionales (Puntos Focales Regionales - PFR), Comités Temáticos globales (CT) y varios Grupos de Trabajo con temas específicos (GT) en una disposición de tipo matricial. El sito web de HIC enlista siete Puntos Focales Regionales, tres Comités Temáticos globales y cinco Grupos de Trabajo con temas específicos.

Los PFR, CT y GT representan los cuerpos operacionales, quienes, supuestamente, ejecutan todos los programas, proyectos y otras actividades relacionadas (por ejemplo, los talleres de formación).

Los cuerpos directivos principales de HIC son la Asamblea General (AG) de miembros y el Consejo. El Consejo está compuesto de representantes de los diversos cuerpos de HIC (es decir los PFR y los CT) elegidos, del Presidente, del Vicepresidente y del Tesorero también elegidos por todos los miembros de HIC, más los representantes de los movimientos sociales que son seleccionados y designados por el Consejo mismo. Debido a las limitaciones en la convocatoria de todos los miembros a la Asamblea General, el Consejo toma las decisiones estratégicas principales para HIC.

El Secretariado General (SG), actualmente instalado en Santiago de Chile y el Comité Ejecutivo (integrado por el Presidente, el Vicepresidente, el Tesorero, la Secretaria General y 3 representantes más del Consejo) pueden ser descritos como “cuerpos directivos” de HIC en el nivel global. En la práctica, el o la Secretaria General, que también representa HIC en todos los asuntos legales y en sus interacciones formales con el mundo exterior, es responsable de supervisar y de coordinar la implementación y el seguimiento de las iniciativas de la coalición. El SG es también el único cuerpo dentro de HIC que se dedique exclusivamente a las actividades globales de HIC.

Dado su carga de trabajo y responsabilidades enormes, el actual SG puede ser evaluado como muy eficiente y centrado en los resultados. Además, la iniciativa y el compromiso personal de la Secretaria General actual fueron altamente decisivos en los esfuerzos de reconstruir HIC después de su crisis institucional profunda de los inicios de los años 2000.

El presidente es el otro representante de alto-perfil de HIC hacia el mundo exterior. Representa HIC en eventos y conferencias internacionales de alta relevancia, participa activamente en las negociaciones y las deliberaciones con las instituciones internacionales, con las agencias de financiamiento y otras partes externas implicadas, y se dedica también a intercambiar y comunicarse activamente con los miembros de HIC. El Presidente también juega un rol importante en la definición de estrategias y en el enfoque de temas clave y de procedimientos internos.

Cuerpos regionales, Comités Temáticos y Grupos de Trabajo: La evaluación encontró que, en la práctica, la estructura organizacional oficial de HIC no es realmente funcional y que su implementación es contradictoria.

 

  • De los siete Puntos Focales Regionales, solamente América Latina (HIC-AL) está coordinando con eficacia las actividades de HIC en la región, mientras que las otras desempeñan un rol más ambiguo:

- Los dos Puntos Focales en África (África Anglófona y Francófona) están cubiertos por ONGs (Mazingira Institute para África Anglófona y ENDA-RUP para África Francófona) que tienen sus propias agendas, programas y recursos independientes de HIC.

- El Punto Focal para la región de Medio Oriente y África del Norte (MENA) es más bien un subprograma regional de la “Red por los Derechos a la Vivienda y a la Tierra - HLRN" que un RFP completamente funcional.

- La naturaleza del PFR para Asia no está realmente bien definido, ya que la “Coalición Asiática para los Derechos a la Vivienda y a la Tierra - ACHR", una organización regional separada y de gran alcance, que figura oficialmente como PFR asiático de HIC, se ha definido como independiente, aunque sigue interesado en colaborar con HIC, pero no como el PFR.

- Los dos Puntos Focales del norte, en Europa y América del Norte no disponen de recursos propios y tienen dificultades a relacionar sus actividades con la agenda general de HIC más bien centrada en temas relevantes para el sur.

 

  • El único Comité Temático funcional, transversal en términos regionales, es HLRN. Tiene una fuerte presencia en la región de MENA y en Asia del Sur, y en menor grado en África y América Latina. En contraste, las "Red Mujer y Hábitat – WAS” y la "Red para la Vivienda y el Medio Ambiente Sustentable – HSEN” se limitan a las iniciativas regionales (América Latina en el caso de WAS y África Francófona del Oeste en el caso de HSEN.


  • Los diversos "Grupos de Trabajo" parecen ser, en gran parte, disfuncionales. Durante la evaluación, ningún Grupos de Trabajo estaba realmente funcionando, y no fue posible obtener más información sobre su composición real y tareas asignadas.


En resumen, HIC-AL y HLRN se pueden determinar como "motores" de HIC, con actividades y campañas que contribuyen a la visibilidad de la Coalición:


  • HIC-AL con miembros activos en la mayoría de los países latinoamericanos y una oficina de coordinación en México, está trabajando una amplia selección de temas alrededor de los derechos humanos, de los servicios de emergencia, y de la producción social del hábitat. Dispone de un cómodo y atractivo centro de documentación, bien utilizado por una amplia gama de estudiantes, de activistas locales y de otros grupos del mundo entero. También ejecuta varios proyectos importantes, facilitando así importantes oportunidades para reuniones colectivas, planificación, acciones articuladas y reflexión a escala regional.


  • HLRN, con sus dos fuertes subprogramas regionales en el Medio Oriente y en Asia del Sur, está ejecutando una amplia gama de proyectos, entregando a los miembros formación y construcción de capacidades, y también está intentando desarrollar las herramientas y los instrumentos para apoyar y facilitar iniciativas de los miembros en los temas relacionados con la vivienda y la tierra. Por otra parte, HLRN tiene una presencia fuerte en el lobby y la defensa de los derechos a la tierra y a la vivienda dentro del sistema ONU.


Las demás estructuras no ejecutan sus propios programas o proyectos debajo del “paraguas HIC” y están, por lo tanto, participando sobre una base más ad hoc o "de participación en eventos” en las actividades globales de HIC.


3. Principales logros e impactos


A lo largo de su historia, HIC ha contribuido de forma significativa en anclar los derechos a la vivienda adecuada, y el acceso a la tierra y a los servicios básicos en resoluciones y convenios internacionales, a saber en la interacción con los organismos de derechos humanos de la ONU y las agencias técnicas como ONU-Hábitat. Tuvo un rol decisivo en su establecimiento o en su promoción como derechos humanos básicos. Por otra parte, haciendo público números casos de expulsiones forzadas, de demoliciones y de desplazamientos y trayéndolos a la atención de los organismos internacionales de derechos humanos, HIC ha influenciado tanto la formulación de reglamentos y normas jurídicas, y su traducción en políticas y enfoques conceptuales a escala internacional. Por lo tanto HIC ha alcanzado el reconocimiento internacional y sigue gozando de una buena reputación.

En contraste con sus logros internacionales, la contribución de HIC en la mejora concreta de la vivienda y de las condiciones de la vida de los pobres a escala local y su influencia en la formulación de política nacional y el desarrollo de concepto ha sido mucho más limitada. Solamente en algunos países (por ejemplo: México, Colombia o Filipinas), algunos miembros de HIC han contribuido en mejorar políticas o prácticas nacionales de vivienda.

Promoviendo intercambios de información y de experiencia, y por sus actividades de formación, HIC ha contribuido substancialmente también a consolidar las calificaciones y las habilidades profesionales de sus miembros, que en muchos países, particularmente en América Latina, están considerado como las organizaciones de la sociedad civil más conocidas y las más competentes en el tema del hábitat y de la vivienda.

Durante muchos años HIC ha sido la única coalición global activa de ONG, de instituciones académicas y de expertos en el ámbito de la vivienda. En los últimos 10-15 años, se ha desarrollado una gran cantidad de otras organizaciones globales o regionales de la sociedad civil que trabajaban sobre un importante rango de temas y con diversos enfoques conceptuales. Muchas de ellas emergieron como brotes de HIC. En este sentido y en gran parte involuntariamente HIC ha contribuido,a diversificar y a difundir iniciativas de la sociedad civil en el ámbito de la vivienda.

La mayoría de los impactos citados fueron alcanzados en los primeros 25 años de vida de HIC. En contraste, durante los últimos cinco años, el impacto de HIC en su ambiente externo ha sido limitado y menos visible, y su influencia internacional parece haber bajado de manera perceptible. Esto refleja muy probablemente la aparición de otras ONG y redes globales activas, compitiendo para la atención en el escenario internacional, y también la severa crisis institucional de HIC ocurrida entre 1999 y 2003.


4. Conclusiones y Recomendaciones


Desafíos clave en un ambiente en plena evolución: El mayor desafío para el desarrollo y la supervivencia futura de HIC consiste en su posicionamiento futuro y su perfil en un ambiente de organizaciones activas de la sociedad civil internacional cada vez más diversificado, las cuales trabajan en campos similares, la defensa de los derechos de los pobres a la vivienda y a la tierra, y compiten para captar la atención y los recursos. Hasta ahora, HIC ha respondido a este desafío, extendiendo su alcance temático e intentando tratar temas adicionales, por ejemplo la reconstrucción de viviendas destruidas por catástrofes naturales tales como el Tsunami, la lucha contra la privatización de la vivienda pública, o, aun más extenso, el tema de los impactos de la globalización del hábitat y de la vivienda, o la promoción del "Derecho a la Ciudad". Sin embargo, por la escasez de sus recursos y de sus capacidades profesionales para responder adecuadamente a estos temas tan complejos, HIC corre el riesgo de diluir sus actividades e impacto. El centrarse demasiado en una “perspectiva focalizada en eventos” restringida a producir resoluciones, declaraciones y comunicados en las conferencias internacionales o en los eventos de relevancia (tales como el Día Internacional del Hábitat), sin lograr resultados tangibles en el terreno, pone en peligro su credibilidad y capacidad de influencia.

Por otra parte, el enfoque de HIC basado sobre los derechos y enfocado hacia el sistema UN era justificado en el pasado. Pero hoy en día, un cuerpo substancial de normas jurídicas, de políticas y de enfoques conceptuales son consagrados en resoluciones, convenciones y documentos políticos internacionales. Por lo tanto los principales desafíos de hoy consisten cada vez más en llevar estos estándares y resoluciones internacionales a la práctica, a escala nacional y local. Estos desafíos exigen habilidades y presencia en el terreno para poder incidir en el marco normativo y en las políticas de vivienda; también para alcanzar una mayor participación en mejoras prácticas legales locales, en la asignación de recursos y en el desarrollo institucional.

HIC debe también preocuparse del hecho de que otros actores internacionales (stakeholders) fuera del sistema ONU, tales como el Banco Mundial, los bancos de desarrollo regional y la UE, logran mucho más influencia por medio de sus políticas y prácticas de financiamiento en las políticas de vivienda nacionales que las agencias de la ONU por sus limitaciones de recursos.


Perfil y enfoque estratégicos: Por lo tanto, los evaluadores recomiendan que HIC revise su amplia y difusa gama de actividades, y su enfoque dirigido hacia las organizaciones del sistema ONU a nivel internacional, para identificar las prioridades estratégicas prioritarias, la cuales pueden ser trabajadas adecuadamente con los recursos y las capacidades disponibles, y las cuales ayudarían a difundir el perfil diferente de HIC en el ambiente cada vez más diversificado de organizaciones de la sociedad civil del mundo entero. Debería también explorar opciones para mejorar la colaboración y las sinergias con otras redes y organizaciones.


Planificación estratégica y orientación del impacto: Para desviarse del enfoque actual “dirigido hacia las actividades” y para desarrollar una perspectiva más estratégica, se recomienda también que HIC prepare un plan estratégico a medio plazo (3 a 5 años, o el periodo del Presidente). El desarrollo de tal plan sería también útil para mejorar las comunicaciones y la cohesión al interior de HIC, y para las iniciativas futuras de recaudación de fondos.

Para ambos propósitos, seria importante definir claramente las prioridades para la acción, los resultados esperados y los impactos previstos, así como los indicadores apropiados para la supervisión y la evaluación.


Estructura organizacional e implementación: La compleja estructura de HIC, así como la brecha dada entre sus enfoques teóricos y prácticos (véase arriba) deben ser revisadas, puesto que ésta situación afecta tanto su capacidad de desempeño eficiente como la transparencia y la legitimidad de sus procedimientos de toma de decisión internos. La estructura organizacional debe ser clarificada y simplificada para facilitar la comunicación con los miembros, con los potenciales donantes y con el público en general.

Por lo tanto, los evaluadores recomiendan fuertemente una revisión de la actual estructura para adecuarla a la realidad. Esta revisión debe considerar los recursos disponibles y los gastos necesarios (por ejemplo, para costear los viajes de los representantes permitiéndoles participar en las principales reuniones) y debe centrarse en la simplificación de la organización para focalizarse en los cuerpos regionales funcionando y en encontrar soluciones prácticas para los más inactivos en África y en Asia. Según el interés real y las contribuciones de los miembros, las estructuras regionales podrían ser modificadas o complementadas por grupos de trabajos temáticos.

En este contexto, y dado las pocas iniciativas realmente globales e iniciativas transregionales en las cuales HIC está actualmente implicada, los líderes y los miembros deben analizar y definir qué clase de funciones de coordinación globales son realmente necesarias, y cómo podrían o deberían ser compartidas dentro de la estructura transregional funcional actual de HIC, la Red por los Derechos a la Vivienda y a la Tierra - HLRN y el Secretariado General.


Planificación interna y toma de decisión: En general, los procedimientos internos de HIC en cuanto a dirección y toma de decisión son mal definidos. En particular, la constitución de HIC es bastante ambigua con respecto a las funciones, responsabilidades y atribuciones de sus diferentes cuerpos, los cuales al parecer, son definidos principalmente por reglamentos internos dispersos y por documentos políticos. Por otra parte, la planificación interna y la toma de decisión parecen ser realizadas por un grupo relativamente restringido de actores y de socios principales, a menudo de manera más pragmática que en función de procedimientos y reglas establecidas. Aunque no haya indicación obvia de abuso, esto demuestra una evidente carencia de transparencia y de claridad, lo que deja HIC vulnerable a críticas, o incluso a crisis como la de inicio de los años 2000.

Por lo tanto, los evaluadores recomiendan reunir la constitución, los reglamentos internos principales y los otros reglamentos de procedimiento en un documento único, que clarifique y comunique claramente los procedimientos internos de dirección de HIC.

También recomendamos que, a partir de la planificación estratégica global (véase arriba), HIC publique anualmente planes de trabajo coordinados y consolidados para todas las actividades globales y/o transregionales, incluyendo resultados esperados, indispensables a efecto de monitoreo y evaluación interna. Los planos deben complementarse con informes anuales a la membresía, incluyendo informes de actividades y reportes financieros consolidados.


Membresía: Actualmente, la membresía en HIC no significa compromiso real ni beneficios concretos. Consecuentemente, la mayoría de los miembros no participan activamente en iniciativas comunes, pero siguen más bien silenciosos como si fueran sólo miembros nominales.

Por lo tanto, se recomienda a HIC perseverar en sus esfuerzos de consolidación y de activación de su membresía, centrándose en la calidad más que en la cantidad, una estrategia que optimizaría la utilización de los recursos y maximizaría los resultados. Sería particularmente importante establecer reglas transparentes para la participación de los miembros en la votación y en los procedimientos de toma de decisión en todos los cuerpos de HIC, y en los espacios correspondientes para el debate y la deliberación, sean estos virtuales (vía medios electrónicos) o presenciales (reuniones locales, nacionales y, a veces, internacionales). Para este propósito, los compromisos de los miembros como sus obligaciones y sus derechos y beneficios deben ser definidos y comunicados claramente. Todos los miembros deberían participar en su formulación y recibir una guía de participación en HIC que defina sus derechos y responsabilidades.

A la vez, para mejorar el sentido de pertenencia de los miembros de HIC y para llegar plenamente a ser una organización centrada en su membresía, recomendamos explorar las opciones para incluir contribuciones tangibles de los miembros, en dinero o especie, en todas las actividades importantes de los programas o de los proyectos a escala regional o global. Estas contribuciones, consideradas a su vez como incentivos, exigen una disponibilidad de presupuesto, tanto a nivel global para la participación de miembros en actividades internacionales como para incentivar a los miembros a incluir recursos para actividades internacionales en sus programas individuales.


Texto original de los evaluadores en inglés, abril 2007

Traducción: HIC-GS/MB/04.05.2007

   
 


Habitat International Coalition
General Secretariat
 
<%=misereor_%>