Con motivo de la reunión del G7 para el desarrollo urbano sostenible, los sindicatos de inquilines de todo el mundo reclaman la inclusión de iniciativas de la sociedad urbana

Housing activists gathered in Crown heights to protest alleged tenant harassment and call on the state to cancel rent. Scott Heins/Getty Images

Housing activists gathered in Crown heights to protest alleged tenant harassment and call on the state to cancel rent. Scott Heins/Getty Images

Con motivo de la reunión del G7 para el desarrollo urbano sostenible que se celebrará en Potsdam los días 12 y 13 de septiembre, los sindicatos de inquilines de todo el mundo exigen la inclusión de iniciativas de la sociedad urbana ++++ Los activistas locales no han sido informados ni invitados. +++++ “Medidas como la socialización prevista de las grandes empresas inmobiliarias en Berlín deberían ser una parte central de la estrategia contra la crisis mundial de la vivienda”.

Con motivo de la reunión del G7 para el desarrollo urbano sostenible que se celebrará los días 13 y 14 de septiembre de 2022 en Potsdam, las iniciativas de la sociedad urbana de todo el mundo piden a los ministros de los estados participantes que tomen medidas serias sobre su propia agenda de “reducción de la pobreza e inclusión social en las ciudades”.

Los activistas urbanos de las ciudades afectadas se han unido ya que ninguno fue invitado ni informado de la cumbre del G7. El G7 aboga por la democracia, pero se olvida de incluir a las personas que se enfrentan cada día a los efectos devastadores de la gentrificación y que han elaborado estrategias para sus ciudades.

Una cumbre que excluye a los representantes organizados de la sociedad urbana es un evento simbólico. Si los responsables políticos internacionales del G7 se tomaran en serio las estructuras democráticas y la transparencia, habrían invitado a activistas urbanos y a iniciativas vecinales a su consejo. Estas iniciativas locales llevan décadas movilizándose contra la gentrificación y la venta de sus ciudades. Son los expertos en desarrollo urbano social y sostenible.

“La crisis mundial de la vivienda está causada por un mercado inmobiliario en gran medida no regulado y basado en el beneficio. Los responsables políticos, como el G7, tienen que regular a estos actores y asegurarse de que haya acceso a una vivienda asequible para todos. Medidas como la socialización prevista de las grandes empresas inmobiliarias en Berlín deberían ser una parte central de la estrategia contra la crisis global de la vivienda”, señala Hilde Sommerzeit.

En septiembre de 2021, el 59,1% de los ciudadanos de Berlín votaron a favor de la socialización de las grandes empresas inmobiliarias. La Constitución alemana permite la expropiación como medida para salvaguardar los intereses del público en general. La base jurídica de la socialización se está negociando actualmente en Berlín.

Balakrishnan Rajagopal, relator especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda, ha destacado la dimensión global del problema de la vivienda en el congreso de socialización de este año en Berlín: “El derecho humano a la vivienda no debe seguir subordinado a las necesidades de la economía. Necesitamos volver a los valores que comparten las Naciones Unidas”.

Los habitantes de las ciudades necesitan medidas eficaces. Una reunión del G7 que no cuestione los mecanismos económicos que subyacen a la crisis de la vivienda sigue siendo un tigre sin dientes.

Nosotros, los activistas del movimiento mundial de inquilines, pedimos la socialización de la vivienda como solución sostenible a la crisis mundial de la vivienda. Los activistas de todas las naciones deben unirse a los ministros de Estado en la cumbre del G7 para hacer del derecho humano a la vivienda una parte central de su agenda.

¡Nuestras ciudades -en todo el mundo- necesitan justicia en materia de vivienda ya!

Tags: