Luchar por un Pacto para el Futuro significativo y construido colectivamente: Principales conclusiones de la Conferencia de la Sociedad Civil de la ONU

Entre el 9 y el 10 de mayo se celebró en Nairobi (Kenia) la Conferencia de la Sociedad Civil de las Naciones Unidas 2024. Convocada por el Departamento de Comunicación Global de las Naciones Unidas (DGC), la conferencia se celebró en preparación y apoyo de la Cumbre para el Futuro y se anunció como una oportunidad para que las organizaciones de la sociedad civil participaran más directamente en el proceso preparatorio. La Cumbre, propuesta por el Secretario General de la ONU, tendrá lugar entre el 22 y el 23 de septiembre en Nueva York, y dará lugar a un Pacto intergubernamental para el Futuro, con la ambición declarada de “lograr una ONU para las personas y el planeta en el siglo XXI y más allá”.

En este marco, la conferencia de Nairobi se introdujo como un lugar para permitir más aportaciones de la sociedad civil al proceso de negociación en curso en torno al Pacto para el Futuro, al tiempo que proporcionaba un espacio para abordar y reforzar el papel de la sociedad civil en los procesos de la ONU en general. A la conferencia asistieron diversas partes interesadas, como ONG, círculos académicos, grupos de reflexión, Estados miembros, medios de comunicación, entidades del sector privado y líderes de diversos grupos. 

En este marco, la respuesta de la conferencia a su objetivo declarado de “innovar la forma en que la sociedad civil interactúa con los procesos intergubernamentales” llega en forma de “Coaliciones ImPACT“, que reciben con inquietud las redes de la sociedad civil organizada (lea más abajo). Se trata de coaliciones preexistentes o nuevas de múltiples partes interesadas que demuestran su compromiso de participar y apoyar el avance de determinadas propuestas incluidas en el Pacto. 

Posicionamiento de HIC: llevar los Derechos del Hábitat al Pacto para el Futuro a través de un proceso participativo de abajo arriba, flexible y abierto 

Representantes de HIC-GS, así como de miembros y aliados de HIC asistieron a la conferencia, en un esfuerzo por identificar vías para construir mecanismos de participación más sustantivos y estables hacia la Cumbre pero también frente a la ONU en general. 

Previamente, HIC y sus miembros se unieron a las expresiones de preocupación de otras organizaciones y redes de la sociedad civil. Estas preocupaciones expresadas durante la conferencia se deben a) al improbable el alcance y el impacto real de la misma; b) la capacidad de influir realmente en los resultados de la Cumbre para el Futuro y; c) en particular, el espacio para un debate verdaderamente significativo y el impacto en términos de participación de la sociedad civil frente a las Naciones Unidas. En el actual escenario la ONU presenta un debilitamiento de su capacidad para cumplir con su mandato y el aumento de la captura corporativa en la que las empresas privadas tienen cada vez más influencia en la toma de decisiones y el peso de la financiación de programas e iniciativas.  

Pueden leer más aquí sobre la posición de HIC y consultar la declaración redactada basándose en anteriores contribuciones a las convocatorias de aportaciones para el borrador del Pacto por el Futuro. Éstas pueden resumirse a grandes rasgos en los siguientes puntos, también expuestos durante la conferencia en declaraciones plenarias: 

  • Exigir un proceso consultivo de abajo a arriba, flexible y abierto antes de la Cumbre para el Futuro, en el marco del ECOSOC;
  • Por un fuerte compromiso con los Derechos Humanos relacionados con el Hábitat en el Pacto para el Futuro, en particular mediante la inclusión del derecho humano a una vivienda adecuada, armonizado con los ODS y la implementación de la Nueva Agenda Urbana (NUA), a través de enfoques que pongan fin activamente a la inasequibilidad de la vivienda causada por la financiarización de la vivienda;
  • Basar el compromiso del Pacto en un enfoque de derechos humanos, promoviendo también mecanismos para la rendición de cuentas y la responsabilización en relación con las violaciones de los derechos humanos, responsabilizando tanto a los Estados como a los actores corporativos y privados.

Principales conclusiones de la conferencia:

1) ¿Qué espacio para los Derechos Humanos relacionados con el hábitat?

La conferencia confirmó lo que ya se señalaba en el borrador cero del Pacto por el Futuro: la agenda de vivienda, suelo y derecho a la ciudad, así como la Nueva Agenda Urbana, están notoriamente ausentes tanto del texto actual como de la conversación general durante la conferencia. Del mismo modo, los primeros borradores de la Declaración de la Cumbre de los ODS (celebrada en 2023 con el objetivo de acelerar el compromiso de implementar la Agenda 2030) no incluían referencias a la vivienda y el suelo, lo que se rectificó en el borrador final.

Esto parece señalar un panorama más amplio de pérdida de visibilidad y compromiso a nivel internacional con respecto a la vivienda y la tierra, lo que plantea importantes preocupaciones. Responder a este escenario implica tanto una estrategia a corto plazo para asegurar la representación de los derechos a la vivienda y a la tierra en el Pacto por el Futuro, como una estrategia a medio plazo que contemple también un panorama más amplio. En HIC nos comprometemos a apoyar este tipo de acciones. Para saber más sobre cómo participar, consulte la sección siguiente.

2) Las coaliciones de imPACTO y el papel de la sociedad civil en la conferencia

En el centro de la conferencia estuvo el fomento de la creación de las llamadas coaliciones imPACT, que muchos grupos de la sociedad civil ven con preocupación y escepticismo, al centrarse más en el apoyo de la sociedad civil a la futura aplicación del Pacto que en las negociaciones en curso sobre su contenido. Además, también plantean interrogantes sobre el riesgo de que una excesiva confianza en los enfoques “multipartitos” diluya el impacto de las voces de la sociedad civil organizada, al utilizar mecanismos únicos (estas coaliciones) para movilizar a actores con intereses, recursos y capacidades de movilización muy diferentes. Por último, no está claro cómo van a interactuar y estar a la altura de los canales y mecanismos existentes, como los de los Grupos Majoritarios y Otras Partes Interesadas.

Como respuesta, defendemos dos propuestas para que queden reflejadas en el Pacto:

  1. Que los Estados miembros introduzcan mecanismos permanentes de participación de la sociedad civil, más allá de las consultas, tanto a través de los canales del ECOSOC como de mecanismos específicos de las agencias, avanzando hacia un mayor control democrático;
  2. Que la participación, la contribución y la influencia de los grupos del sector privado se ajusten a los principios y objetivos de la ONU en materia de derechos humanos y se rijan por ellos. Para ello, instamos a que se promuevan mecanismos de rendición de cuentas y responsabilidad en relación con las violaciones de los derechos humanos, exigiendo responsabilidades tanto a los Estados como a los actores empresariales y privados. 

3) El papel de la sociedad civil ahora y en el futuro

La lectura sobre las coaliciones ImPACT conecta con una conversación más amplia sobre los canales para una participación significativa y estable de la sociedad civil en los procesos de la ONU en general. Esto se refleja en las propuestas formuladas para el capítulo 5 sobre Gobernanza Mundial del Pacto de Futuro. En la conferencia se debatieron diferentes mecanismos propuestos por distintos actores, como la creación de una Asamblea Parlamentaria de la ONU o una Asamblea de Ciudadanes Globales (de personas seleccionadas al azar que sean representativas de la población mundial desde el punto de vista regional y demográfico), así como el nombramiento de un Enviado de la Sociedad Civil de la ONU y el Día de la Sociedad Civil de la ONU.

Una vez más, estas propuestas suscitan preocupación sobre cómo interactuarían estas vías con las estructuras existentes para la participación de las organizaciones de la sociedad civil y también sobre cuál sería su impacto concreto en las instancias de toma de decisiones, más allá de proporcionar canales para una mayor representación y diversidad. Además, en lugar de descentralizar la participación, parecen “abstraer” aún más los canales de participación al nivel global. Son discusiones importantes que merecen debate y reflexión conjunta, a desarrollar en paralelo al proceso de cumbres y más allá. 

 

¿Y ahora qué?

Tras la conferencia, se publicó una versión actualizada del borrador del Pacto para el Futuro, así como un borrador revisado de la Declaración sobre las Generaciones Futuras que se adjuntará al pacto. Ambos documentos siguen sin hacer referencia a las agendas de la vivienda y la tierra, y HIC ha aprovechado las reuniones de consulta celebradas en las semanas siguientes para plantear la importancia y la urgencia de incluir estas cuestiones. Por ahora, los documentos se encuentran en negociaciones diplomáticas y es fundamental presionar a los Estados para que planteen la importancia de incluirlos en el borrador final.

Si desea implicarse más en estos esfuerzos, póngase en contacto con gs@hic-net.org.