Ya está disponible el Informe Anual de HIC 2018

 

Este Informe Anual recoge todo el trabajo de los-as Miembros y Aliados-as de HIC, involucrados activamente en la defensa de los derechos del hábitat en todos los continentes: a nivel local, regional y global.

 

No hay duda de que estamos viviendo en tiempos extremadamente difíciles. Múltiples crisis que abarcan violaciones generalizadas de los derechos humanos, una desigualdad vertiginosa, la destrucción del medio ambiente y el debilitamiento de las democracias afectan ahora a las condiciones de vida de la gran mayoría de la población en todo el mundo. Los poderes empresariales globalizados siguen impulsando criminalmente la mercantilización de todas las formas de vida y la agresiva privatización de los bienes comunes, al tiempo que socavan la esfera pública y polarizan nuestras comunidades a una escala sin precedentes.

En ese contexto, las voces fuertes y las experiencias transformadoras de hace años de los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil son más necesarias que nunca. A pesar de las condiciones extremadamente difíciles en las que se están movilizando y trabajando, estoy convencida de que los Miembros de HIC y sus Aliados-as a nivel local, nacional e internacional tienen mucho que aportar a una visión compartida de un planeta más justo y sostenible, fortaleciendo los compromisos y la esperanza que las nuevas generaciones nos reclaman a todos y todas. La lucha por garantizar el derecho de toda persona a un lugar donde vivir en paz y en dignidad está necesariamente enmarcada en la búsqueda de la justicia social, la autodeterminación y la ética de la atención: esa convicción es un principio rector de las redes y colaboraciones estratégicas que perseguimos, dentro y fuera de nuestra Coalición.

Como lo demuestran la cobertura diaria de los medios de comunicación y los debates electorales tanto a nivel nacional como municipal, las condiciones inadecuadas de viviendas y la asequibilidad de la vivienda vuelven a ocupar un lugar destacado en la agenda política. Esto representa ciertamente una importante oportunidad, pero no sin riesgos. Nuestros conocimientos colectivos, la memoria institucional intergeneracional y el enfoque crítico son factores cruciales si se va a tener en cuenta una amplia gama de   opciones y la participación activa de las personas y grupos afectados.

En pocas palabras, esto significa poner en el centro los derechos a la vivienda y a la tierra, que incluyen no sólo la provisión de cuatro paredes y un techo, sino también servicios, instalaciones, ubicación, accesibilidad y seguridad de tenencia adecuados. Porque una y otra vez, en el Sur Global y en el Norte Global, estamos llamados-as a enfrentar a los estados que no respetan su obligación de abstenerse de desalojos, desplazamientos, aumento de rentas y otras violaciones de este tipo. Además, y en cumplimiento de los objetivos fijados por el Programa 2030 y la Nueva Agenda Urbana, esto implicará la revitalización de las técnicas indígenas y tradicionales, así como la priorización del uso de materiales locales y renovables.

En las páginas siguientes se ofrece un rico relato de los continuos esfuerzos que HIC y sus aliados-as están realizando para defender, promover y hacer realidad la amplia gama de derechos humanos relacionados con el hábitat, en las zonas urbanas y rurales, en todas las regiones. Si bien las señales de una creciente preocupación, desesperación y temor están en todas partes a nuestro alrededor, este informe trata de destacar las razones para creer en nuestra capacidad de cooperación y cuidado para persistir en la construcción de otro mundo, desde las bases.

Extracto de la introducción de la Presidenta de HIC 2018, Lorena Zárate
El Informe Anual de HIC 2018 presenta este trabajo.
 
 
 

 

Compártelo en tus Redes Sociales    
Tags: