¿Cómo aprendemos de forma interregional a fortalecer nuestros músculos colectivos de incidencia desde un enfoque feminista del hábitat?

Ilustración de Pilar Emitxin

 

Esta pregunta estuvo en el centro de la primera sesión de una serie de espacios de aprendizaje mutuo de HIC, que durante seis meses reunió a un equipo del Secretariado General de HIC, a las oficinas regionales de HIC, al programa KNOW y, aún más importante, a un grupo dedicado y experimentado de seis facilitadores-as de las regiones de África, de Medio Oriente y África del norte y de América Latina: Marina Khamal (Social Democratic Forum, Yemen), Mara Nazar (CISCSA, Argentina), Andrea Casabuono (Habitar, Argentina), Diana Wachira (Pamoja Trust, Kenia), Eliane Silvie Mfomou (CONGEH, Camerún) y Hazem Abdallah (Dibeen Association for Environmental Development, Jordania).

El aprendizaje mutuo se produjo a través de un cuidadoso proceso de diseño, planificación e implementación de un curso virtual de un mes sobre enfoques feministas del hábitat; un proceso desafiante y gratificante en el que todos-as han sido aprendices, en el que todos-as han contribuido con valiosas habilidades, conocimientos y experiencias, y en el que tejer relaciones entre el equipo de apoyo, los-as facilitadores-as y los-as participantes ha sido fundamental para la pedagogía y el contenido del curso desarrollado.

Durante el mes de febrero, 81 Miembros, Amigos-as y Aliados-as de HIC participaron en 4 sesiones en las que aprendimos juntos-as sobre las historias locales, regionales y globales de las luchas , las violencias y las desigualdades feministas, los cuidados y y otros trabajos , y las estrategias de incidencia feminista. Las sesiones fueron animadas por 14 presentaciones procedentes de siete países, aportando conceptos clave y experiencias diversas al espacio virtual; contaron con el apoyo de intérpretes en árabe, francés, inglés y español, así como de una ilustradora; y, en esencia, cobraron vida a través de los debates virtuales y las contribuciones de participantes y facilitadores-as en Zoom y en Google Classroom. De este espacio de aprendizaje mutuo están surgiendo reflexiones más profundas a medida que consolidamos sus recursos en podcasts y en un sitio web. Por el momento, destacaremos dos puntos iniciales.

  • El aprendizaje mutuo ha sido un motor para colectivizar las diversas luchas y estrategias feministas. Por un lado, 10 reuniones de planificación, cuatro talleres de capacitación y muchos intercambios de correos electrónicos fueron formas prácticas de construir y alimentar las relaciones interregionales entre los-as facilitadores-as. Por otro lado, del espacio de aprendizaje mutuo surgió un grupo de trabajo interregional de HIC sobre justicia de género, que busca movilizar a sus miembros e incidir en torno a los temas discutidos en este espacio.
  • Si bien HIC tiene varios grupos de trabajo regionales sobre temas feministas, así como una rica historia de facilitación de intercambios de conocimientos, el aprendizaje mutuo en un espacio virtual ha contribuido con cualidades diferentes: su alcance ampliado dio visibilidad a las contribuciones de experiencias y de Miembros que podrían haber tenido menos oportunidades de compartir y conectar sus conocimientos y reflexiones en espacios anteriores; la facilitación colectiva y la multiplicidad de voces en las sesiones también ayudaron a generar un ambiente de aprendizaje diverso y horizontal que dio la oportunidad de hacer conexiones (inesperadas).

Concluimos con la evaluación compartida por una de las participantes, Luz Amparo Sánchez (Corporación Región):

Creo que el diálogo de voces de diferentes continentes y territorios marginados por la academia occidental, y el papel respetuoso y solidario de los-as profesionales de HIC, es un aporte político y epistemológico… Es como si la epistemología del Sur que hemos soñado, e incluso teorizado, se hiciera realidad.

Llama la atención que una mujer de África, que se ocupa de temas tan complejos como la discriminación de las mujeres y el despojo de tierras en su país, pregunte por la discapacidad en Colombia, o que la activista trans perciba y detenga su intervención para referirse al lenguaje como un tema importante que exige grandes esfuerzos sociales de ambos colectivos (personas con discapacidad y personas trans).

 

Gracias a todos-as por sus aportes a este espacio.

Tags: